24 Nov

El audio en el ámbito académico: Moderando en el Pr1mer Encuentro de Especialistas en Audio

¿Dónde, cómo y porqué estudiar la técnica del audio? Hace 30 años, conocer las bases teóricas y técnicas de la audio producción requería de pericia, indagación e investigación dignos del periodismo contemporáneo al estilo de los “Panamá Papers”.

Aunque usted no lo crea, la única manera era tocar la puerta de un estudio de grabación, pedir humildemente (hablo de sencillez, compromiso y honestidad) una oportunidad para acercarse de primera mano,a entender la apasionante dinámica en la fijación sonora (grabación para los cuates).

Otros muchos, se hicieron en la práctica de la sonorización, acompañando a las bandas y grupos musicales en sus giras, toquines o tardeadas, ayudando a cargar y descargar camiones, camionetas, automóviles compactos (se sorprenderían de cuantos amplificadores, tambores y cableado puede acomodarse en un Volkswagen Sedán), para sentir un poco de orgullo cuando un artista reconocía el trabajo y compartía sus aplausos de la noche con el staff.

Sí, se aprendía a base de rechiflas del respetable, reclamos de músicos, consejeros improvisados (¡súbele más a la guitarra, ya suena más “punchón”), frases alentadoras (¿no puedes?, ¡quítate!) y machucones involuntarios (¡ahí va el golpe!).

Cuando no se daba ninguna de las opciones, te quedaba la opción de conseguir algún libro fotocopiado, desaparecer manuales de equipos mal puestos o la descarga de adrenalina al sacar fotografías del ecualizador gráfico en un concierto de artistas extranjero. Tus habilidades eran lo más cercano a lo que hoy conocemos como paparazzis, hackers e investigadores de la Deep Web.

La capacitación para operar equipo de audio y su validación en el campo laboral ha sido un frente digno de reconocimiento para quienes han levantado el estandarte en favor de conectarlo a la academia en México.

Para las nuevas generaciones, la oferta académica es amplia y reconocida por los años en que se ha transformado, respaldada por instituciones como  CapDigital, IPN, Mixtlán,  Sala de Audio y el Tec de Monterrey, contando con el respaldo de la Audio Engineering Society (AES), además de las marcas internacionales que visualizan el potencial creativo y económico del audio en México.

Es por esto que la mesa “El audio en el ámbito académico” merecía un lugar dentro del Pr1mer Encuentro Internacional de Especialistas en Audio. Por primera ocasión, 7 representantes de la comunidad educativa del audio dieron cita para comentar, abiertamente, el aprendizaje desde su experiencia a través de los años en la cruzada por incentivar el reconocimiento al creativo, técnico y operador de audio.

Leonardo Angulo (CapDigital), Wiso Castillo (comunidad AES), Luis René Cárdenas (Mixtlán),  Mijael Gutiérrez (Tec de Monterrey), José Javier Muédano (IPN), Salvador Tercero (Sala de Audio) y Jorge Urbano (AES México, Musitech) iniciaron la charla hablando del enfoque que sus instituciones brindan al ámbito del audio, cada uno identificando su perspectiva y visión sobre la carrera del técnico en audio, productor musical e ingeniero en audio.

Un dato importante a resaltar que me permití dar a conocer en la mesa para abrir el debate. La Secretaría de Economía realizó el estudio “Crafting the future: A roadmap for industry 4.0 in México”donde comparte que de los 128,427 estudiantes que completan sus estudios de ingeniería, el 80% representan áreas de ingeniería industrial, mecánica, electrónica y tecnología, seguidos por ciencias de la computación con un 10.5%, manufactura y procesos con 8.3%, mientras que en contraste, las áreas dedicadas a las matemáticas y estadística representan tan sólo el 0.4% y la física el 1.5% respectivamente.

Para un técnico, ingeniero y operador de audio, estas dos últimas materias representan una gran parte de la capacitación básica necesaria para optimizar la cadena de audio, por lo que podría considerarse un área de especialización.

Sobre ello, Mijael Gutiérrez (Tec de Monterrey) señaló: “en los nuevos programas que tenemos (Licenciatura en tecnología y producción musical), les damos bases de acústica, como se comporta el sonido, cómo se comportan las ondas eléctricas en todos los componentes de audio. que les ayuden a resolver problemáticas en su trayectoria y cómo lo van a implementar”. 

Leonardo Angulo de CapDigital resaltó “podemos pasar ciertos detalles, porque también es una generación de alumnos que les gusta la producción, que es muy distinta como aprendimos y entendimos. La manera en que ellos absorben la información es muy amplia. Debe complementarse con la resolución de problemas. Nosotros hemos ido adaptando el temario, no a lo que el alumno pide, sino a lo que resuelve sus problemáticas principales”. 

Representando a la comunidad de AES, Wiso Castillo compartió “Me ha pasado que compañeros entran a la carrera de producción y cuando ven cálculo se dan de topes, porque no es lo que estaban buscando. Puede ser un desánimo, pero estoy de acuerdo en que se enseñe. Pero si debemos saber abordar al alumno para comprender la manera que necesita saberlo”.

Para Luis René Cárdenas, reconocido por su esfuerzo a través de su centro de capacitación Mixtlán, refirió: “¿cómo vamos a satisfacer a nuestro cliente a través de la aplicación del conocimiento técnico?. Cuando yo estudié ingeniería, con el enfoque que tuve no vi mucho sentido. Hasta que tuve unas bocinas y un sistema completo, comprendí que eran muy importantes. Vamos a la creatividad, pero primero respetemos los conceptos técnicos”.

“El problema es muy complejo, es entender en qué parte va el audio y en cual nos estamos desarrollando, porque tiene una parte artística, creativa y de ingeniería” mencionó José Javier Muédano del IPN. “Hay dos vertientes, ¿qué es lo que estamos enseñando?, en una, son las bases del conocimiento, independientemente de la profesión que sigues. La otra vertiente (profesores, ingenieros, doctores en ciencia) estamos hablando en la aplicación de conocimientos En la revisión curricular siempre tenemos ambas partes coincidiendo. El tiempo para abarcar ambos campos es insuficiente, pues combinarlos sería lo ideal. Esto implicaría extender la enseñanza. No estamos hablando de un semestre más, sino de 4 o 6 semestres más”.

Jorge Urbano se refirió a la realidad de las áreas de oportunidad en ciencia y tecnología para México: “en AES vemos aversión a los eventos con mayor rigor técnico, baja la participación, sin embargo, creo que un profesional del audio tiene que tener una formación integral en cuanto a finanzas, mercadotecnia, recursos humanos, las cuestiones fiscales y diversas disciplinas. La que no pueden brincarse es la física y matemáticas, que es donde estamos más flojos”. Significativamente reconoció que “México es el país de los más bajos de la AES en enviar White Papers técnicos. Es mínima la participación, tendiendo a nula. Los profesionales no van a los cursos, ya lo saben todo, piensan, ¿qué nos van a enseñar?“.

Salvador Tercero dio cause a la experiencia en Sala de Audio, “El nivel académico en que recibimos a los chavos es increíblemente bajo. No saben multiplicar. Los recibimos pensando que tienen conocimientos de cálculo diferencial e integral, álgebra y no saben sumar. Los números que traes de la Secretaría de Economía, son resultado de una pésima planificación académica, primaria, secundaria y bachillerato. Nos retrasa en los programas, porque debemos hacer propedéuticos de 8 meses para actualizarlos. Desarrollar programas académicos que solamente me lleve a entender me como saltar la cerca para colocarme en la consola, pues no sirve para nada. Una formación profesional de audio requiere 15 años”.

Continuaron temas clave como las industrias creativas, la relación inter-institucional, la des centralización del ámbito educativo en la CDMX y el valor real de los costos en producción.

Quedaron temas pendientes temas como el perfil profesional, la seguridad laboral, sistemas de becas, el emprendimiento como línea educativa, la difusión de los espacios académicos y muchas preguntas que seguramente se abordarán en siguientes experiencias. Esta mesa me impulsó a indagar más y acercarme a cada uno de los invitados para tener un panorama más amplio y de primera mano, que compartiré a través del podcast “Control Room” en la sexta temporada, donde ellos han abierto la oportunidad de este encuentro en próximas fechas.

El audio en el ámbito educativo es y seguirá siendo un reto importante, pues está ligado íntimamente al sector educativo, tecnológico y creativo en México. Mi particular reconocimiento a todos y cada uno de ellos por colocarse detrás de una trinchera tan compleja como la realidad mexicana, impulsando el reconocimiento y potencial del talento mexicano, aplicado al mundo del audio.

Este blog incluye una mínima parte de este encuentro, por ello te comparto el video a través del canal de la Fonoteca Nacional en YouTube.

¡No te lo pierdas!…

Nos vemos en la siguiente entrada.

 

 

Rafa Mendoza es asesor estratégico para la industria musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *